Inicio              Actrices          Hollywood         Deportes        Empresarios          Otros             Escritores         Ingenieros
     Militares             Moda                Música            Nobleza            Pintores            Políticos         Religiosos          Toreros


Abu Nuwas



BIOGRAFÍA DE Abu Nuwas:

Nombre real: Abu Nuwas
Profesion: poetas.
Nacimiento: 747.
Lugar de Nacimiento: Persia


Abu Nuwas al-Hasan b. Hani' al-Hakami n. entre el 747 y el 762 en ai-Al.1wiiz (Persia).

Uno de los mayores poetas árabes. Su padre pertenecía a la tribu sudárabe de los banü Sa'd, y su madre, Gullabiin, era persa. La patria de sus progenitores explica la antipatía que profesaba a los árabes del Norte en una época en que la voz árabe había pasado a significar beduino, salteador de caminos. Muy joven, se instaló en Basora, en donde tuvo por maestros a Waliba b. al-Hubab, libertino célebre; a Abu 'Ubayda y a Jalaf al-Ahmar. Para mejorar sus conocimientos vivió una temporada entre los beduinos del desierto y luego se instaló en Bagdad como panegirista de los barmecíes. Cuando éstos fueron ejecutados huyó a Egipto, desde donde regresó a Iraq para formar parte del séquito del califa al-Amin.

A pesar del aprecio en que le tuvieron los soberanos Abbasíes, pasó varias temporadas en la cárcel como consecuencia de su vida libertina y de su afición al vino. M. entre el 813 y el 815. Una tradición pía sostiene que murió arrepentido de sus muchos pecados y en prueba de ello se cita el verso: «Mis pecados son grandes, pero cuando los comparo con tu perdón, Dios mío, veo que éste es aún más grande».

Representante de la escuela modernista. N. está considerado el principal representante de la escuela modernista, que se oponía a la división tripartita de la casida clásica y propugnaba la creación de nuevas formas y géneros poéticos. En consecuencia, nuestro autor trató temas hasta entonces poco desarrollados, como el báquico y el cinegético; sus versos eróticos alcanzan un vigor y una espontaneidad rara vez conseguidos. En toda su obra se nota la reticencia con que ve la aportación de los poetas clásicos:

«La descripción de las ruinas es la retórica de la antigüedad. / ¡Dedica tus descripciones a la hija de la vid!. »

O bien cuando critica la forma estereotipada (nasib) con que empiezan las viejas casidas:

«Un desgraciado se detuvo a interrogar a unas ruinas y yo hice alto para preguntar por la taberna del país. / Llora por las ruinas del pasado de los banu Asad. ¡Desgraciado! ¿Quiénes son los banu Asad?».

Al orgullo de los antiguos, representado por las tribus de Asad y de Tamim, enfrenta las grandes hazañas de los Sasánidas como Cosroes y Sapor; las leyendas árabes son desplazadas por otras persas, y las fiestas iránicas sustituyen, en sus versos, a las musulmanas. Con una sinceridad que raya en el desenfado reconoce sus pecados, pero sin propósito de enmienda:

«Lloro pero no es por los campamentos abandonados ni porque el amor me atormente y haya renunciado. f Lloro a causa de las palabras de nuestro profeta Mahoma. Esto es lo que hace caer las lágrimas sobre mi pecho. I Esas palabras prohíben beber el vino j Y esa prohibición ha llegado hasta nosotros! Ya que lo ha prohibido lloro por el vino. / Y después lo bebo bien puro. Sé que por haberlo bebido seré castigado a recibir ochenta azotes en la espalda».

Su desfachatez en la bebida y la desvergüenza de sus versos eróticos se hicieron rápidamente proverbiales, y su autor pasó a protagonizar, en Las mil y una noches y otras narraciones de tipo popular, personajes de conducta equívoca. Poesía amorosa. La poesía amorosa conoce en él dos vertientes netamente diferenciadas: la femenina y la homosexual Las composiciones del primer tipo están dedicadas a Yannan, la única mujer de carne y hueso que hubo en su vida, o bien a figuras estereotipadas e imaginarias. Pero las composiciones de este tipo son, estilísticamente, inferiores a las dedicadas a sus jóvenes amigos, a los que con halagos y vino intentaba seducir. Pero. tanto en un caso como en otro, estos versos son inferiores a los báquicos, a pesar de que alcanza notable efecto en las escenas dialogadas:

«Aquella a la que amo me ha enviado un mensajero, pero quien de ella depende también es digno de amor. / ¡ Bienvenido! - e dije- ¡Bienvenido el amigo a quien embellece el perfume! / Le dirigí palabras amables, pero él se puso en guardia diciendo: -¡ Me quieres seducir! / Y una persona como tú no puede amar a uno como yo cuando una bella en flor está loca por ti».

Cantos báquicos. Constituyen lo más descollante de su poesía. En este caso, y a través de su maestro Waliba, se le puede considerar como un discípulo del califa omeya Walid. Las aportaciones de N. radican en el realismo de las descripciones de sus juergas que, generalmente, transcurren en una taberna judía o cristiana por la noche:

«Cuando el cinturón nos reveló que no era musulmán empezamos a pensar bien de él y él mal de nosotros. I Preguntamos: -¿Eres de la fe del Mesías, hijo de María?-. Se alejó de nosotros y nos empezó a insultar. / Era un judío que aparenta ser tu amigo mientras en su interior espera el momento de traicionarte».

Tras el diálogo que permite al poeta y sus compañeros averiguar la religión del tabernero, sigue el encargo del vino que se bebe en hermosas copas persas, hasta horas avanzadas de la noche. Los versos de N. fueron recogidos después de su muerte por los eruditos al-Suli y Hamza al-Isbahani, y el diván que ha llegado hasta nosotros contiene, aproximadamente, 13.000 versos.


LEGADO DE Abu Nuwas:

  Abu Nuwas es considerado uno de los grandes de la literatura árabe clásica. Influyó en muchos escritores posteriores, por mencionar algunos, Omar Jayyam y Hafiz de Shiraz (ambos persas). Una caricatura hedonista de Abu Nuwas aparece en varias ocasiones en Las Mil Noches y Una Noches. Entre sus poesías mejor conocidas destacan aquellas que ridiculizan las Mu`allaqat, es decir los poemas de la poesía preislámica, cuyo tema es la nostalgia por el beduinismo, y que alaban la vida moderna en Bagdad como un contraste.

Su libertad de expresión, su celebración al amor pederasta, continuaron encendiendo el ánimo de sus censores:

¿Me Amas?
Cuando vi a aquel hermoso joven
el reía con ganas.
Estábamos los dos solos, en fin,
solos con Dios. Y sin embargo
él puso su mano en la mía
y me habló largo rato;
después me dijo"¿me amas?".
"Sí, más allá del amor:"
"Y por tanto-dijo-,¿me deseas?"
"Todo en ti es deseable:"
"Teme entonces a Dios y olvídame"
"Si mi corazón quisiera obedecerme..."

Traducción de Alfonso Bolado del original de Abu Nuwas

Mientras sus obras fueron ampliamente conocidas hacia los primeros años del siglo XX, en 1932 la primera edición moderna y censurada apareció en El Cairo, dejando de lado enteramente toda la poesía homoerótica.6,000 libros de su poesía fueron quemados por el Ministerio Egipcio de Cultura en enero de 2001.

Cultivó primero una poesía en la tradición árabe clásica, y luego la abandonó, mofándose de ella en ocasiones, en favor de temas nuevos. Gran parte de su poesía es báquica, en consonancia con su vida disipada. Las descripciones de sus juergas que, generalmente, transcurren en una taberna judía o cristiana por la noche, son de gran realismo.

Su producción poética fue recogida después de su muerte por los eruditos al-Suli y Hamza al-Isbahani. Se conservan aproximadamente 13.000 versos. A pesar de ser uno de los poetas árabes más apreciados, algunas de las ediciones actuales de sus obras "olvidan" incluir los muchos poemas que dedicó a sus múltiples amantes varones..

NOTICIAS:

..........................