Inicio              Actrices          Hollywood         Deportes        Empresarios          Otros             Escritores         Ingenieros
     Militares             Moda                Música            Nobleza            Pintores            Políticos         Religiosos          Toreros


Alejandro I



BIOGRAFÍA DE Alejandro I:

Nombre real: Alejandro I de Rusia
Profesion: Rey de Polonia
Nacimiento: 23 de diciembre de 1777.
Lugar de Nacimiento: San Petersburgo, Rusia


Alejandro I de Rusia (en ruso Александр I Павлович). Nacido en San Petersburgo el 23 de diciembre de 1777 y fallecido en Taganrog el 1 de diciembre de 1825. Fue Zar de Rusia desde el 23 de marzo de 1801, Rey de Polonia desde 1815 y el primer Gran Duque de Finlandia.

Alejandro era hijo del Gran Duque Pablo Petróvich, después Zar Pablo I, y de su esposa la princesa alemana María Fiódorovna, hija del Duque de Wurtemberg, además de nieto de Catalina la Grande. Crecido en la atmósfera de libre pensamiento de la corte de Catalina la Grande, fue instruido en los principios de Rousseau por su tutor suizo, Frederic Caesar de Laharpe. De su gobernador militar, Nikolái Saltykov, aprendió las tradiciones de la autocracia rusa, mientras su padre le inspiraba su propia pasión por los desfiles militares y le enseñaba a combinar un teórico amor por la Humanidad con un desprecio práctico por el hombre. Estas tendencias contradictorias permanecieron en su carácter a lo largo de su vida, revelándose en las fluctuaciones de su política e influyendo a través suyo el destino del mundo.

Estableció amistad con Napoleón por un período muy breve, pero por presión de los nobles y de los familiares la alianza se rompió y Alejandro se convirtió nuevamente en enemigo de Francia.

Perfil de su personalidad

Autócrata y jacobino, hombre de mundo y persona mística, aparecía ante sus contemporáneos como un acertijo que cada uno interpretaba de acuerdo con su propio temperamento. Napoleón dijo de él que era un «bizantino sospechoso». Para Metternich era un loco. Castlereagh, escribiendo de él a Lord Liverpool, daba crédito a sus «grandes cualidades», pero añadía que era «sospechoso e indeciso».

Al oponerse a Napoleón, «el opresor de Europa y el turbador de la paz mundial», Alejandro se creía imbuido por una misión divina. En sus instrucciones a Novoséltsev, su enviado especial a Londres, el Zar exponía las elaboradas motivaciones de su política en un lenguaje que apelaba al sentido común del primer ministro, Pitt, igual que haría posteriormente en el Tratado de la Santa Alianza con el ministro de asuntos exteriores, Castlereagh. Aún hoy, el documento es de gran interés, ya que en él encontramos por primera vez formulado en un despacho oficial estos exaltados ideales de su política internacional que jugarían un papel importante en los asuntos mundiales al cerrarse la época revolucionaria y que fue publicado a finales del siglo XIX en la recopilación de Nicolás II y la conferencia de La Haya. El motivo de la guerra, argumentaba Alejandro, no fue sólo la liberación de Francia, sino «el triunfo universal de los sagrados derechos de la humanidad».

Misterio sobre su muerte

Alejandro falleció oficialmente el 1 de diciembre de 1825 en Taganrog; su tumba se halla en San Petersburgo. La muerte del zar siempre estuvo cubierta de sospechas. Presuntamente murió durante un viaje a Crimea, y circuló la leyenda de que había fingido la muerte para retirarse a hacer vida de ermitaño (bajo el nombre de Fiódor Kuzmich). Su tumba, abierta en 1926, fue encontrada vacía.


OBRAS DE Alejandro I:

  Rime della signora Tullia d'Aragona e di diversi a lei
  Dialogo dell'Infinità d'Amore
  Il Meschino e il Guerino.

NOTICIAS:

..........................