Inicio              Actrices          Hollywood         Deportes        Empresarios          Otros             Escritores         Ingenieros
     Militares             Moda                Música            Nobleza            Pintores            Políticos         Religiosos          Toreros


José Nicolás de Azara



BIOGRAFÍA DE José Nicolás de Azara:

Nombre real: José Nicolás de Azara
Profesion: político, diplomático y mecenas
Nacimiento: 5 de diciembre de 1730.
Lugar de Nacimiento: Barbuñales, Provincia de Huesca, España

Don José Nicolás de Azara, primer marqués de Nibbiano, nació en Barbuñales en 1730. Cursó las primeras letras en Barbastro, la ciudad más próxima -catorce kilómetros por los atajos de entonces y veinte por las carreteras de hoy- para luego adquirir los grados en ambos derechos por la universidad de Huesca. Más tarde, en la de Salamanca, se distinguiría como Colegial Mayor del Colegio de Oviedo.

A los treinta años, don José Nicolás de Azara fue nombrado Oficial de la Secretaría de Estado y a los treinta y cinco, Agente General de España en Roma, que es tanto como decir embajador. Fue entonces cuando, a la muerte de Clemente XIII, influyó para la elección de su amigo el cardenal Ganganelli, que subiría al pontificado con el nombre de Clemente XIV, y seguiría, como papa, escuchando los consejos del marqués de Nibbiano.

Se sucedieron las misiones diplomáticas en Parma y París; los honores y las condecoraciones. Y la vuelta a Roma para trabar amistad con un nuevo pontífice, Pío VI. Don José Nicolás Azara lo fue todo en Roma: Agente General, Encargado de Negocios y Ministro Plenipotenciario de España. Por último, en 1789, Consejero de Estado.

Cumplió importantes misiones. Entre ellas, entrevistarse con Napoleón, en representación del papa, para evitar que las tropas francesas invadieran Roma. Corría el año 1796. Nibbiano logró su propósito y la Ciudad Eterna le aclamó como libertador y lo nombró uno de los sesenta nobles romanos, por lo que mandó acuñar una medalla en su honor, en la que figuraba el busto de don José Nicolás de Azara y estas palabras: «Josephus Nicolaus Azara eques Hispanus. Praesdium et decus Romae, 1796».

La casa natal del ilustre diplomático aragonés dispone de un amplio patio empedrado. Al fondo, la carroza que don José Nicolás de Azara utilizó en su viaje de regreso desde Roma a Barbuñales. «Construyó Mario, siglo XVIII. Restauró Bruned, 1970. Almazán.» Es-una carroza italiana, fue adquirida en Roma por el primer marqués de Nibbiano para utilizarla en su viaje de retorno a la casa solariega.

El viaje queda reflejado en esta carta que se conserva en la Biblioteca Nacional:

«Querido Bernardo: Aquí me tienes al pie de los Pirineos, mis antiguos amigos y testigos de mi aparición en este globo sublunar a donde vine no sé de dónde y de donde iré no se a dónde. Me dijeron que el camino de Zaragoza era impracticable y torné el de Valencia hasta Tarragona, para torcer después a la derecha de Aragón ... ».

Nibbiano relata los pormenores del viaje. Dada la extensión de la carta, bastará con transcribir este otro párrafo: Calculando las distancias he hallado lo que costaría el viage de Barcelona a mi casa, era negocio de 24 horas y 500 reales de gasto. En él he debido emplear ocho días, haciendo más de los 3/4 de camino a pie, durmiendo en potros llamados camas, llenándome de porquerías, pulgas y chinches, y comiendo huevos duros con agua de balsas llenas de insectos, etc., y costándome estos regalos más de cien dobiones. Sería nunca acabar contarte mis funestas reflexiones y las reservo para mejor ocasión.

En otra carta fechada el 17 de mayo de 1800, don ]osé Nicolás de Azara ofrece su particular visión de Barbuñales: « ... yo me voy enamorando un poco de este país y de esta vida patriarcal que comparada a la que he hecho hasta aquí es incomparablemente mexor. Como y duermo con una quietud que no conocía, y doy paseos magníficos quasi siempre por terrenos propios, Podo los olivos y mis disposiciones agrónomas como el labrador más ducho; y en fin hallo que mi Horario tenía razón de preferir su fundo sabido al fúmun et opes streptiturnque Romae. A una legua de mi casa tenemos los hermanos un señorío de lo más antiguo de Aragón, Lizana, donde hay olivos, batanes, labranzas y muchos carneros. Yo salí tan chico de aquí, de nada me acordaba. Si puedo recoger los trebexos que dejé en Italia ésta será mi sepultura, porque según los que entienden las cosas de allá, tan cerca está el cielo de Barbuñales como de París y Madrid. Sobre todas las felicidades cuenta el no haberse aún visto en este lugar ningún vale real ... ».

Las múltiples misiones romanas quedaron atrás. El marqués de Nibbiano, considerado por sus contemporáneos como «el más astuto diplomático de Europa», cultivó también las letras y las ciencias. Autor de numerosos libros con títulos tan significativos como éstos: «Obras de Gacilaso de la Vega, ilustradas con notas». «Obras de don Antonio Rafael Mengs, primer pintor de cámara del rey». «Historia de la vida de Marco Tulio Cicerón», «Memorias sobre la beatificación del venerable Palafox», «Introducción de la historia natural a la geografía física de España»...

Utilizó por última vez la carroza para viajar de Barbuñales a París; pero, de regreso, su asiento iba vacío. La carroza siguió silenciosa al cadáver de su propietario. Don José Nicolás de Azara, primer marqués de Nibbiano, murió en 1804 y sus restos reposan en Barbuñales
.

NOTICIAS:

..........................