Inicio              Actrices          Hollywood         Deportes        Empresarios          Otros             Escritores         Ingenieros
     Militares             Moda                Música            Nobleza            Pintores            Políticos         Religiosos          Toreros


Ramón de la Sota y Llano



BIOGRAFÍA DE Ramón de la Sota y Llano:

Nombre real: Ramón de la Sota y Llano
Profesión: ingeniería naval e hidráulica
Cumpleaños: N/D
Lugar de Nacimiento: Getxo



Político y financiero vizcaíno, hijo de sir Ramón de la Sota y Llano, nacido en Getxo en 1887. Alumno en su juventud de Resurrección María de Azkue, en 1904 marcha a Inglaterra a estudiar. En 1912 termina la carrera de ingeniería naval e hidráulica en el célebre King's College de Londres. Allí tomó contacto con las corrientes sociales, políticas y culturales del mundo, recibiendo una educación claramente inglesa. Vuelve a Bilbao en 1913. donde toma contactos con el Partido Nacionalista Vasco, al que se afilia. En 1917 es elegido diputado por el distrito de Balmaseda, y más tarde presidente de la Diputación de Vizcaya. Fue cofundador de la Junta de Cultura Vasca, bajo cuyos auspicios se creó Euskaltzaindia, la Orquesta Sinfónica de Bilbao. los museos Arqueológico y de Pintura, y se organizó el Congreso de Estudios Vascos de Oñati. Dimitió de su cargo de diputado a finales de 1925.

Al morir su padre en 1937, hereda los negocios de éste: algo más del 40 por ciento del capital de la Naviera Sota y Aznar, regentaba la Compañía Euskalduna de Construcción y Reparación de Buques, las minas de hierro de Sierra Menera, la Fábrica Siderúrgica del Mediterráneo, la Franco Española de Alambres y Cables de Erandio, fundó la compañía de seguros La Polar, tuvo oficinas abiertas en Londres, París, Nueva York, Rotterdam, Duisburgo y Atenas.

Apenas tuvo tiempo de hacerse con la herencia de su padre; diez meses después de recibirla tuvo que escapar. Sí tuvo tiempo, de todos modos, de poner todos sus barcos -42- al servicio de la Junta de Defensa durante la guerra, para que fueran utilizados en la evacuación de la población civil. La entrada de las tropas franquistas acabó con buena parte de la fortuna de De la Sota. Los vencedores hicieron algo que. 40 años después, seguía llenando de rabia a De la Sota: juzgaron y condenaron a su padre, muerto hacía meses. Incautaron sus bienes y le impusieron una multa de cien millones de pesetas. También se quedaron con Ibaigane, su casa de la alameda de Mazarredo, en Bilbao, y la convirtieron en Gobierno Militar.

Pasó a residir en 1937 en la villa "Etchepherdia" de Biarritz. En los últimos 41 años, sus ocupaciones estuvieron lejos del mundo empresarial. Se dedicó a trabajar en lo que más amaba: investigar las cosas del mar, hacerse con una impresionante biblioteca, seguir de cerca lo que pasaba en su país. Ayudó a la constitución del Laburdi Buru Batzar, escribió sobre la vida naviera de Vizcaya, atestó "Etchepherdia" de libros, cuadros, papeles, manuscritos... Editó una semblanza de su padre (Bilbao, 1957), así como algunos artículos periodísticos. Sostuvo pleito con Aznar-que perdió- por la desposesión de que fue objeto siendo su abogado Ramón de Madariaga.

Tras la muerte de Franco, su hija le convenció de que viniera, y se disponía a hacerlo, pero no le dio tiempo. Tan solo volvió una vez, en abril de 1978, para pasar unos días, pero apenas estuvo 24 horas. No le gustó lo que vio. Muere el 5 de agosto de ese año.

Hijo de Alejandro de la Sota y doña Alejandra de Llano, naturales de Portugalete y Castro Urdiales, vivió sus primeros años en la casa familiar sita en San Julián de Musques (Vizcaya) y en 1868, antes de estallar la Segunda Guerra Carlista, se traslada a Bilbao para estudiar en el Instituto Vizcaíno y posteriormente a Madrid donde finaliza la carrera de Derecho en la Universidad Central de Madrid, regresando a Bilbao para iniciar su actividad profesional y contrae matrimonio con Catalina de Aburto, hija de unos comerciantes de dicha ciudad.

Actividad empresarial

El inicio de su fortuna comienza en el año 1881 cuando forma una sociedad con su primo Eduardo Aznar y de la Sota, Marqués de Berriz. Esta sociedad inicialmente se dedica a la minería y a la exportación de hierro.

Este comercio afloró con el Concierto económico de 1878 y la supresión foral, que impedía hasta ese momento la exportación de hierro, motivo por el que, según diversos autores, el sector empresarial aprobó esta modificación legislativa. No era el caso de de la Sota que criticó duramente la abolición foral y se enfrentó por ello al empresariado local.

En el año 1886 fue uno de los impulsores de la Cámara de Comercio vizcaína. Entre 1886 y 1900 la sociedad crea las compañías mineras de Setares (Cantabria),1 Sierra Alhamilla (Almería) y Menera (Teruel)2 convirtiéndose en una referencia de ese sector.

En 1900, también junto a su primo, fundó la Compañía "Euskalduna" para la construcción de buques con un capital de ocho millones de pesetas y en 1901 la Compañía de Seguros "La Polar" con sucursales en París, Londres, Nueva York, Rotterdam.

En 1902 realizan construcciones ferroviarias en Puerto Sagunto (Valencia).

Amplían su negocio al transporte marítimo fundando en 1906 la gran empresa naviera "Sota y Aznar" tras la fusión de las veinticinco compañías (de un sólo barco cada una) con que contaban ambos socios.

Entre los años 1914 y 1918, en plena Primera Guerra Mundial, resurge económicamente, a pesar de sufrir los ataques de los submarinos alemanes3 perdió por efecto de los torpedos de los submarinos alemanes unos veinte cargueros (un total de 50.000 toneladas de registro bruto), por su arriesgada apuesta de colaboración con el Almirantazgo inglés, al que arrendó parte de la flota. Por ello el Gobierno británico le concedió el 9 de marzo de 1921, el título de " Knight Commander of the Order of the British Empire" por ser "buen amigo de Inglaterra y sus nacionales". El cónsul británico en Bilbao, Madden, destacó en la ceremonia en la que le fue impuesta la orden, el 29 de abril de este mismo año, que "los buques del señor Sota, con sus valientes tripulaciones, se hacían a la mar cargados con minerales para Inglaterra, desafiando la campaña submarina".

También participó en los bancos de Bilbao y de Vizcaya (BBV) y en los sectores ferroviario y eléctrico.

Entre las claves fundamentales de su fortuna, una de las mayores de Europa, se señalan:

La dirección vertical y centralizada de todo el proceso productivo (extracción, construcción naval, transporte, comercialización, aseguramiento, financiación...) tal y como hoy se configuran las principales multinacionales.

La dirección personal colegiada de los fundadores en la que pocas veces contaron con socios minoritarios para la realización de sus actividades.

La reinversión de sus activos en una expansión constante.

La apuesta por situaciones de riesgo aunque en algún caso resultó fallida (como en la "Compañía Siderúrgica del Mediterráneo").
La internacionalización que le permitió eludir el proteccionismo impuesto a partir de 1891.

Actividad política

Opuesto como se ha citado a la abolición foral, forma parte de la sociedad fuerista «Euskalerria», siendo conocidos sus miembros como los "euskalerriakos") y es Diputado Provincial entre 1888 y 1892.

A la muerte de Fidel Sagarminaga y de Epalza, preside la sociedad y, habiendo iniciado ya Sabino Arana su actividad política, éste critica duramente a esta sociedad por no ser suficientemente nacionalistas, acusándolos de connivencia con los abolicionista del Fuero y denominándolos "fenicios" por anteponer su patrimonio a la causa nacionalista. Posteriormente ambas posturas acercan sus posiciones y en 1898, las dos tendencias se reúnen y en 1899 se inauguran conjuntamente el "Centro Vasco".

Uno de los motivos de esta unión fue el desastre colonial español de 1898 que puso en evidencia a la tradicional oligarquía que aliada con el régimen de la Restauración, se aprovechaba del proteccionismo.

Sota aporta solidez económica al PNV y así participa económicamente en "El Correo Vasco"con el 20,4 % del capital, formando su ejecutiva junto con Sabino Arana.

En 1918 fue elegido Diputado a Cortes por el distrito de Valmaseda apartando del cargo al político liberal Gregorio de Balparda, abonando de su cuenta, como era costumbre en la época, los gastos electorales de la campaña.4 En las elecciones celebradas el 24 de febrero obtuvo 6 095 votos de un total de 10 730 emitidos.

Conminó Víctor Pradera al diputado electo por Valmaseda, ausente del Congreso de los Diputados, para que declarara que amaba a España como su Patria y que no tenía más patria que la española. La petición debía quedar sin respuesta. Sota había dicho:

«...Tenemos que elegir mandatarios para un organismo extraño, para las Cortes españolas de Madrid. Los diputados vascos que a ellas llevemos deben saber que son extranjeros en esas Cortes, que no van a ellas a defender los intereses de España, sino los sagrados de su patria: Euzkadi...»

Sota se basa en el catalanismo de Cambó para crear un partido democrático, moderno, moderado, pragmático, laico y autonomista lo que originó no pocas ficciones internas con los sectores que reivindicaban el purismo aranista, dando lugar a una escisión que posteriormente se recondujo. Debido a ese pragmatismo descentralizador, impulsó la creación de un "Estatuto Vasco" que finalmente sería concedido, ya iniciada la Guerra Civil Española.

Fruto de su política fue la consecución de la hegemonía política en Vizcaya tanto en las elecciones municipales de 1917, como en las generales de 1918, hasta la llegada de la dictadura de Primo de Rivera, que impidió la participación política del PNV.

La polémica tras su fallecimiento

El colapso del frente Norte se ve próximo y es conminado a exiliarse7 por correr grave peligro él y su familia

Fallece en Guecho el 17 de agosto de 1936 poco después del inicio de la Guerra Civil Española. Tres años después de su muerte, el Tribunal de Responsabilidades Políticas le condenó al pago de una multa de cien millones de pesetas por "conspiración para la rebelión militar", por lo que sus cuantiosos bienes9 fueron embargados, entre otros los 40 barcos de sus compañías que se utilizaron para evacuar Bilbao. Los beneficiarios de esta operación política fueron los herederos de su antiguo socio y primo, que adquirieron dichas propiedades.10 Las buenas relaciones entre los Aznar y los Sota habían desaparecido a raíz de la crisis industrial de los años 30 y las diferencias ideológicas entre ambas familias.

Sus herederos fueron parcialmente indemnizados mucho tiempo después y devueltas algunas de sus propiedades11 pese a haber tenido que abonar grandes sumas en concepto de "multa derivada de responsabilidades políticas".

Una de sus propiedades es hoy la sede del Athletic Club de Bilbao.


FOTOS DE Ramón de la Sota y Llano:
  









NOTICIAS:

..........................